Revcyl

Los ganaderos y el sector agroalimentario de Castilla y León defienden el consumo de carne por ser sostenible y saludable

Valora este artículo
(0 votos)

Tras las declaraciones de, Alberto Garzón, ministro de Consumo, señalando al consumo de carne roja como alimento no saludable y a su producción como insostenible para el futuro del planeta, los agentes del sector, a través de sus organizaciones profesionales más reprresentantivas han salido a la palestra para defender la legitimidad y la ética de la cría de ganado para el consumo sin que ello suponga un daño para la Tierra, toda vez, que son los primeros interesados en el cuidado y mejora del medio ambiente, puesto que les va su vida en ello. Asimismo, las empresas agroalimentarias, a través de Vitartis, su asociación en Castilla y León, han manifestado su descontento con la posición del ministro de consumo.

 

El Gobierno de España debe salvaguardar el medioambiente pero también la economía de este país, por la que no se concibe sin sectores estratégicos como la ganadería y la agricultura. De hecho, de los mil millones de personas que viven en el mundo de la ganadería, 2 millones son españoles.

 

Afirmar que la agricultura y la ganadería son responsables de la contaminación del planeta es una aseveración falta de precisión científica. Cabe recordar que China acapara por sí sola el 30’3 % de las emisiones globales, seguida de Estados Unidos e India. Y este país oriental no produce apenas carne, ni tiene la carga ganadera de España o Salamanca ni, por consiguiente, las flatulencias que tanto molestan a Garzón. Además, el sector agrario y ganadero es uno de los pocos que también descontaminan y reabsorben emisiones CO2. Un olivo, por ejemplo, absorbe en un año lo que contamina un coche en 20.000 km.

 

Cabe recordar que, según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, la producción ganadera de carne representa el 9 % del total de emisiones de GEI de nuestro país, incluido en el 12% del apartado total de la agricultura. Por el contrario, el transporte supone el 27% de esas emisiones, seguido por la industria con un 21 %; la generación de electricidad, 17 %; el consumo de combustibles, 8’5 %; o los procesos industriales y uso de otros productos, 8%.  También falso es que el consumo de agua sea tan desorbitado, puesto que en su mayoría se trata de agua de lluvia, que el ganado obtiene a través de la propia alimentación, no recursos que se resten a los recursos de agua de la población general.

 

Aun así, el sector es consciente de los retos medioambientales y trabaja cada año por cumplir con los requisitos de producción y las exigencias ambientales. Además, permiten mantener ecosistemas y los convierte en sumideros de carbono, como el vacuno y el porcino en las dehesas. Y no hay que olvidar la labor de limpieza de los montes y la prevención de incendios forestales del pastoreo, o la economía circular que promueve toda la actividad ganadera, reutilizando también estiércoles y purines como fertilizantes orgánicos.

 

Castilla y León tiene ejemplos diversos que certifican la responsabilidad y compromiso de sus ganaderos con el planeta, la naturaleza y la salud de sus clientes, los consumidores, manteniendo una salubridad animal impecable y certificada por las auditorias más exigentes de la UE; la defensa de la Dehesa Salmantina, de las montañas zamoranas, leonesas o abulenses, espacios todos ellos endémicos y muy vulnerables frente a las actividades humanas si éstas se realizan desordenadas y de forma descontrolada. 

 

Disfrutar de la carne de las razas vacunas criadas en Castilla y León, extensiva o intensivamente, por el buen hacer de sus ganaderos, orientados por los técnicos veterinarios, sobre todo, no supone un peligro para los consumidores sino recibir una dosis de satisfacción que, indudablemente, repercute en su buena salud y alarga su esperanza de vida, como la propia demografía demuestra.

Asaja Castilla y León denuncia la persecución al sector ganadero y demanda rectificar a Garzón o que dimita

ASAJA denuncia la persecución insoportable al sector ganadero, encima promovida por destacados miembros del Gobierno, y exige al ministro de Consumo, Alberto Garzón, una clara rectificación de sus declaraciones demonizando el consumo de carne, impropias de un responsable público que dice representar los intereses de todos los españoles. De lo contrario, “al ministro solo le queda una salida, dimitir, o en su caso ser cesado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez”, subraya ASAJA, que pide al ministro de Agricultura, Luis Planas, que dé un paso al frente y defienda al sector ganadero, “que es su primera obligación, no guardar las espaldas de sus correligionarios”.

 

El presidente de ASAJA Castilla y León, Donaciano Dujo, ha calificado de “falsas” las afirmaciones que Alberto Garzón sostiene en el vídeo distribuido por el propio ministerio de Consumo. Distorsiona los datos para culpabilizar a los ganaderos de las emisiones de gases de efecto invernadero, porque atribuye el 14,5 por ciento al ganado, cuando las cifras del propio Ministerio de Transición Ecológica reducen el impacto al 9 por ciento, muy lejos de las emisiones de otros sectores como el transporte (27%) o industria (21%). También falso es que el consumo de agua sea tan desorbitado, puesto que en su mayoría se trata de agua de lluvia, que el ganado obtiene a través de la propia alimentación, no recursos que se resten a los recursos de agua de la población general.

 

Igualmente, Dujo arremete contra la descalificación “desde la ignorancia, pero también desde la mala fe” de la carne como alimento saludable. “Cuando el señor ministro dice que los españoles consumimos mucha carne, habría que contestarle que precisamente España tiene una de las mayores esperanzas de vida de todo el planeta, así que no será la carne tan mala, ¿o solo llegan a viejos los vegetarianos?”.

 

Esta organzización profesional agraria lamenta que el ministro utilice un lugar privilegiado “y pagado por todos para defender una ideología, sin importarle crucificar a un sector entero, que aporta empleo, que aporta vida en los pueblos y que, no lo olvidemos, es de los poco que descontamina, porque gracias al ganado se mantienen amplias superficies naturales que contribuyen a la fijación de carbono, y que si no caerían en el abandono y serían pasto fácil de incendios. Por ello, el señor Garzón resta más que suma en un Gobierno que ya ha tropezado varias veces con el sector ganadero y agrícola, que al parecer molesta y contra el que es más fácil arremeter que contra otros. El campo se siente perseguido, acosado y harto. Es lamentable que nuestros políticos no sean tan duros con todos los productos que entran de fuera”, ha señalado Dujo.

 

Por último, el presidente de ASAJA Castilla y León apela a los consumidores “para que sigan eligiendo lo mejor, los alimentos de aquí, carnes producidas con mimo por nuestros ganaderos, y con las máximas garantías”.

 

UCCL pone en evidencia que los datos usados por el ministro de Consumo son manipulados y parciales y propone declarar person "non grata"

Unión de Campesinos de Castilla y León, ante el vídeo lanzado ayer por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, muestra su descontento y enfado ante la campaña de desprestigio que intenta propulsar contra el sector ganadero usando datos manipulados y parciales.

 

La organización agraria, quien ya viene denunciando la campaña de acoso y derribo que se está dando hacia la ganadería desde distintos frentes, lamenta las palabras del ministro de Consumo respaldadas por el silencio del titular de Agricultura y Alimentación, Luis Planas.

 

Unión de Campesinos de Castilla y León critica que, además del desconocimiento que sus palabras manifiestan, llegue a comparar el consumo de carne con las muertes provocadas por el alcohol, el tabaco y las drogas, obviando datos que están en el propio ministerio de Agricultura y que ponen a España como referente en una dieta saludable.

 

“Ni es cierto que la alimentación en España por el exceso de consumo de carne nos haga ser un país con una dieta poco saludable, ni es cierto que el poder de contaminación de una vaca se pueda comparar a la de los automóviles”, señalan desde la organización.

 

UCCL lamenta que todas las explicaciones que se puedan hacer a la sociedad sobre las bondades de las producciones ganaderas, los métodos de producción extensivos, el pastoreo del vacuno en prados y dehesas, la perfecta convivencia de los métodos de producción con el mantenimiento del medio ambiente, la fijación de población en el medio rural; acaben perdiéndose por un vídeo sensacionalista, inoportuno y, sobre todo, irresponsable.

 

“Los datos están ahí, por mucho que se quieran obviar y mirar a otro lado. La carne siempre ha sido un elemento básico para una dieta saludable, tanto es así que los beneficios que aporta se persiguen constantemente en otros alimentos e, incluso, en laboratorios”, añaden desde UCCL. “Al final acabaremos comiendo un filete de ternera impreso en 3D y nos preguntaremos cómo llegamos a esa situación”.

 

Unión de Campesinos insiste en que la inoportuna campaña de Garzón que, regularmente, ataca a sectores productivos y económicos, como hizo con el azúcar y el turismo, no puede quedarse impune y propone dar un paso adelante.

 

En este sentido, convoca a todos los representantes del sector ganadero, - OPAS, Interprofesionales, etc – para que conjuntamente se declare a Alberto Garzón persona non grata en el sector agrario y ganadero a nivel estatal.

 

UCCL a través de su organización estatal Unión de Uniones va a remitir una propuesta al resto de las OPAS y de asociaciones para mantener una reunión conjunta con el objetivo de hacer frente común contra estas actitudes de criminalización al sector ganadero.

 

De la misma forma, critica la complicidad tanto del ministro de Agricultura como el presidente del Gobierno que permite que se realice unas declaraciones de ese calibre con datos manipulados y sin conocer la realidad del sector ganadero.

 

COAG Castilla y León defiende la dignificación de la profesión ganadera

 

COAG Castilla y León denuncia que de repente ha surgido un creciente segmento social que sin mucho ánimo de contrastar datos se ha entregado a la moda del movimiento ecotariano, o sea, un movimiento mitad ecológico y mitad vegetariano con más fe que rigor científico.

 

 

"Un ejército de políticos, empresarios, líderes mediáticos, animalistas… se ha dado cuenta de ello y se ha lanzado a conquistar a este segmento social, para convertir a sus integrantes en clientes, votantes, usuarios, seguidores, etcétera, con argumentos que no están debidamente contrastados, que no son científicos y que están demonizando la actividad ganadera, sin valorar todo lo que ésta aporta, tanto en términos de producción de alimentos como de otros bienes no mercantilizables, como la gestión del territorio, la prevención de incendios o el mantenimiento de la biodiversidad, entre otros. El último episodio de este culebrón han sido las declaraciones del ministro de Consumo, (un chiringuito sin apenas competencias desgajado de Sanidad y montado por Pedro Sánchez para dar cabida a los ministros de Unidas Podemos), Alberto Garzón, contra la ganadería y el consumo de carne, que se producen en un contexto surrealista. A saber: son desmentidas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que a su vez las apoyó en la presentación del programa España 2050. Además, se desarrollan cuando Alberto Garzón sabe que será purgado en la inminente crisis de Gobierno. Resumen: al ministro le importa una higa la carne, las vacas, los ganaderos y todo el sector cárnico. El ministro lo que quiere es que, cuando sea expulsado del Gobierno, pueda tener un mínimo papel en Izquierda Unida y para ello regala la oreja a los militantes."

 

Ante este panorama "bélico", la organización profesional agraria mencionada "no puede cruzarse de brazos. Hará todo lo posible para salvar y dignificar la profesión ganadera, actualmente agredida por los mencionados estamentos. Va a poner en conocimiento de toda la sociedad, con objetividad, las verdaderas cifras del sector, así como su importancia socioeconómica y medioambiental, sobre todo en las zonas rurales y más desprotegidas."

 

COAG Castilla y León anuncia que "promoverá en las Cortes regionales Proposiciones no de Ley y mociones en los Plenos de Ayuntamientos y Diputaciones para debatir el problema en las instituciones; celebrará actos periódicos para explicar las verdaderas cifras del sector; buscará adhesiones en todos los estamentos socioeconómicos de la región; celebrará un acto de gran repercusión mediática en una capital castellana y organizará la Exposición Multidisciplinar de la Historia de la Ganadería, que será itinerante en toda la región al estilo de las Edades del Hombre."

Vitartis defiende el sector porcino como garantía de seguridad alimentaria, bienestar animal y sostenibilidad

La Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León, Vitartis, quiere expresar su apoyo a la actividad del sector porcino en el ámbito rural de Castilla y León, basado en un modelo europeo de producción, que es garantía de seguridad alimentaria, bienestar animal, sostenibilidad y trazabilidad.

 

Vitartis respalda la actividad de este sector, cuyas instalaciones son un extraordinario elemento de dinamización y modernización del medio rural, sujeto a una normativa muy estricta, que regula desde los aspectos relacionados con su tamaño hasta las distancias entre ellas y los centros urbanos.

 

Esa misma normativa obliga a las granjas de porcino a disponer de balsas cercadas e impermeabilizadas para evitar el riesgo de filtración y contaminación de las aguas. Una medida que garantiza la buena convivencia de estas instalaciones y la calidad del agua de los acuíferos, como han demostrado también los informes técnicos.

 

Vitartis quiere subrayar la garantía que supone la aplicación de una normativa tan estricta como la vigente en España, que regula dónde, cómo y cuándo aplicar los purines, un fertilizante orgánico para las tierras de cultivo que enriquece el suelo.

 

Cabe recordar que si el sector cárnico es el más importante de la agroindustria regional, con unos 12.000 empleos directos, la producción de carne de porcino la actividad más dinámica y con mejores indicadores.

 

De hecho, en Castilla y León operan 401 industrias de carne de porcino (el 71% en el medio rural) que generan más de 7.000 puestos de trabajo, según los últimos datos de Interporc (2019).

Modificado por última vez en