Revcyl

El Congreso de Alcaldes & Innovación de Segovia acoge experiencias positivas para luchar contra la despoblación

Valora este artículo
(0 votos)

Generar iniciativas con trabajo en común que recuperen a los pueblos para asegurar su futuro y sacando todo el partido a las nuevas tecnologías. Este ha sido el hilo conductor por el que se ha guiado la presentación de los casos de éxito que se han mostrado en la segunda jornada del Congreso de Alcaldes e Innovación, que ha abierto el diputado de Patrimonio y Contratación, Antonio Sanz.

 

La despoblación, la falta de recursos, el anonimato o la crisis han sido los puntos que han hecho a los municipios y a sus alcaldes pararse a pensar en crear proyectos que hayan desembocado en lo que es un ‘leiv motiv’ común: mantenter sus pueblos, fortalecer comunidad, fijar población y atraer visitantes para crear actividad y generar recursos.

 

Para dar respuesta a estas necesidades se han buscado muy diferentes argumentos. En la comarca de La Alcarria, entre Cuenca y Guadalajara, a raíz del centenario del premio Nobel Camilo José Cela se creó un proyecto para promocionar como ruta turística el itinerario que inspiró al escritor gallego en su famoso viaje.

 

El proyecto ‘Alcarria’ capitaneado y coordinado por la Diputación Provincial de Guadalajara, ha involucrado a 22 municipios, incluida la capital, y como recordaba el regidor provincial, José Manuel Latre, se trata de llevar a cabo un proyecto que una “literatura y vida” cuyo éxito le ha dado continuidad porque “todos hemos creído en él”.

 

Como también han creído en el teatro, en la localidad vallisoletana de Urones de Castroponce con 114 habitantes en plena Tierra de Campos, donde un Festival de Teatro vertebra la vida del pueblo, genera recursos y por el que han pasado ya 150 compañías en dos décadas. “Había que renacer, reinvetarse e innovar”, dice el alcalde Basilio Ignacio Castañeda.

 

En la localidad turolense de Oliete, el proyecto de apadrinar un olivo, por el que con 4 euros se crea una filiación con cada ejemplar a cambio de 2 litros de aceite Triple S (solidario, sostenible y social) ha permitido recuperar un yermo olivar de 100.000 árboles. Ya son 2.500 los padrinos que pueden seguir las evoluciones de sus ahijados a través de Internet. Se ha logrado que la visita virtual se haya convertido en física y la afluencia turística ha crecido. El intercambio de aceite ha conllevado la construcción de una nueva almazara, crear cuatro empleos y mantener el colegio, como ha recordado el alcalde Ramiro Alfonso.

 

Un reportaje en un periódico alertando del peligro de robo que podía correr el retablo de la iglesia de la localidad zaragozana de Anento, casi deshabitado y semiderruido, despertó la conciencia de muchos de sus descendientes y se pusieron manos a la obra para llevar a cabo una ingente rehabilitación.

 

Fue el punto de partida que propició la vuelta de muchos oriundos, entre ellos su propio alcalde, que trasladó al pueblo su residencia capitalina. A partir de ahí, el municipio ha entrado en la red de los pueblos más bonitos de España y por la oficina de turismo pasan 16.000 habitantes.

 

Los que salieron también de su pueblo, Rivadedeva y su capital Coembres, en Asturias, fueron los indianos, en busca de fortuna allende los mares. Volvieron con posibles que dejaron huella de un importante patrimonio urbanístico que transformó la villa, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural y Pueblo Ejemplar de Asturias en 2015. En torno a las raíces de estos personajes del pasado se ha creado todo un entramado sociocultural que integra museos, actividades y festivales que involucran a todos los vecinos.

 

Las altas precipitaciones son habituales en la zona norte de España, pero también en pueblos como el de Piornal, en pleno Valle del Jerte, al norte de Cáceres. Tan alta densidad de lluvia hizo a sus habitantes cubrir las fachadas de sus casas con chapas para protegerlas del agua, pero estéticamente poco atractivas.

 

Un hecho tan anodino como este y tras la búsqueda de iniciativas que importar de otros lugares, el Ayuntamiento, en un hecho imaginativo, decidió darles un valor artístico y decorarlas con obras pictóricas que han generado la atención de miles de visitantes y han conseguido diversificar la actividad agrícola basada en la cereza. Aunque para el alcalde, Ernesto Agudíez, la verdadera innovación que necesitan los pueblos es la reforma de la financiación local.

 

Y expresiones artísticas, en este caso escultóricas, se ven a cada paso en El Oso (Ávila) cuyo casco urbano está plagado de alegorías realizadas en forja o granito en cuya elaboración han participado los vecinos y que son alusivas a la identidad y a las raíces del pueblo (trabajos, vida cotidiana, oficios, costumbres religiosas). Este museo al aire libre ha reforzado el sentimiento identitario, congrega a visitantes y ha logrado una mejora del diseño urbanístico.

 

Presencia segoviana

El diputado de Promoción Económica y a la sazón, alcalde de Santa María la Real de Nieva, inició el relato de los casos segovianos aludiendo al proyecto de interrelación intergeneracional llevado a cabo en su municipio. “Welever” ha unido a grandes y pequeños y sus experiencias les han enriquecido mutuamente. Como se han servido de nuevas tecnologías, el caso ha tenido repercusión mundial y el Ayuntamiento de Miami se ha fijado en el proyecto y pronto visitará la localidad.

 

9.000 personas por 40 euros

 

A veces, lograr un impacto no es caro. En Sacramenia, un anuncio de 40 euros en la red social Facebook contando las bonanzas de los alimentos más representativos de la tierra (lechazo y queso) insertado por la empresa a la que el alcalde Juan Carlos Muñoz encargó buscar iniciativas para reactivar el pueblo, generó un impacto en 9.000 personas en busca de vivir experiencias rurales fuera de la ciudad.

 

Más visitantes tiene el concierto de las Velas de Pedraza. Nació como un modesto recital benéfico con el que conseguir fondos para reparar el órgano parroquial y 27 años después se ha convertido en un fenómeno que reúne cada año a 30.000 personas y en el que los vecinos participan adornando la villa medieval con 40.000 velas. Limitar el aforo no ha conllevado perjuicios, según la organización, sino todo lo contrario.

 

Para la alcaldesa de San Pedro de Gaíllos, Choni Llorente, los mayores agentes innovadores son los vecinos. En su caso, su empeño para recuperar el folklore tan arraigado en el pueblo les hizo crear el proyecto del Centro de Interpretación del Folklore y el Museo del Paloteo, referente nacional.

 

La experiencia de éxito en el Real sitio de San Ildefonso, la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil, está basada en la participación, señaló su regidor José Luis Vázquez, “que en el mundo rural es de implicación, frente a la del mundo urbano, que está basada en la mera opinión”, señaló.

 

A Vicente Robisco, alcalde de Navares de las Cuevas, cuyas labores de ganchillo realizadas por los vecinos han sido el icono del Congreso, le parece que “viendo los casos de éxito que se han visto aquí, está claro que algo se mueve en el mundo rural”. El pueblo se cubre de prendas de punto cada primera semana de agosto y para la quinta edición de 2018 esperan aumentar el número de visitantes. 

Modificado por última vez en